Una-entrada-un-árbol

El pasado sábado 12 de febrero pudimos celebrar una nueva edición de Unha Entrada, Unha Árbore, la reforestación anual del festival PortAmérica que, manteniendo su compromiso con la sostenibilidad, busca compensar las emisiones emitidas durante la celebración del mismo.

Outeiro Grande, monte vecinal de Lantaño, recibió con una niebla densa a los voluntarios, que no se dejaron amedrentar por las inclemencias de un tiempo que finalmente se mantuvo estable para la celebración de la reforestación. Con todos en el terreno, un poco de teoría por parte de los agentes forestales y al lío.

Si sacamos la libreta de las estadísticas, la reforestación se salda con 300 pies de árboles y más de cinco mil metros cuadrados plantados. Esta cobertura vegetal ayudará a reducir la erosión y la pérdida de suelo de la zona. También servirá de franja de protección frente a los incendios, incrementará la biodiversidad de la zona y servirá para el aprovechamiento sostenible de vecinos y fauna de la zona. En total, la cantidad de CO2 compensado en esta acción asciende a aproximadamente 1,25 toneladas de CO2.

Con estos datos, la suma total de todas las reforestaciones asciende a 4.640 árboles y 76.000 metros cuadrados de cobertura vegetal plantados, más de 1.000 personas implicadas, 22 entidades colaboradoras y 23,3 toneladas de CO2 compensado.

En cuanto a las especies plantadas, este año se apostó por ocho opciones diferentes:

El castiñeiro, especie importante a la hora de disminuir la propagación de incendios que al mismo tiempo proporciona frutos y madera de calidad, tanto para la fabricación de muebles como de instrumentos musicales, del mismo modo que los pradairos.

Las cerdeiras, que ayudan a la recuperación y fijación de la fauna salvaje y proporcionan alimento a muchas especies de mamíferos, aves e insectos polinizadores, del mismo modo que las sobreiras, abeleiras y nogueiras que también se plantaron este año.

Los freixos, que son especies de rápido crecimiento que proveen zonas de sombra, igual los carballos, especie autóctona por excelencia, favorecen la biodiversidad, la recuperación de la cobertura vegetal, la regeneración del paisaje y evitan la pérdida de suelo, contribuyendo con sus hojas a regenerar la capa de humus.

Queremos agradecer a los más de 150 voluntarios que se acercaron a aportar su granito de arena, así como a todos los responsables de coordinación de la reforestación, así como por supuesto a las entidades colaboradoras: CCMM de Lantaño, Consellería do Medio Rural, Distrito XIX, Concello de Portas, Axencia Galega de Desenvolvemento Rural, Concello de Caldas de Reis, Deputación de Pontevedra, Estrella Galicia, Stellantis Vigo, Gadis, Coca-Cola, Montiño Embutidos y Hotel O Cruceiro.